Ética Empresarial y Legal Compliance

Suscríbete a nuestra newsletter

Y sé el primero en enterarte de todo

Responsable de Tratamiento:

Denominación social: GRUPO ATISA BPO, S.A., (en adelante, ATISA)

CIF: A-80092182

Dirección: Edificio Atisa C/ Trópico 6. Polígono Industrial las Monjas. 28850, Torrejón de Ardoz. Madrid

Correo electrónico: gestionlopd@atisa.es

Teléfono: 91 205 44 00

Finalidad del Tratamiento de sus datos personales:

La finalidad del tratamiento de sus datos personales será exclusivamente el envío de información de actualidad jurídica que pueda ser de su interés a su correo electrónico de acuerdo con su solicitud.

No cederemos sus datos a terceros no autorizados previamente por usted.

Base legal del tratamiento de datos

La base legítima para tratar sus datos con la finalidad de enviarle novedades legislativas es su consentimiento expreso.

Categorías de datos tratados

Datos identificativos: Nombre, apellidos

Datos de contacto: Correo electrónico

Los datos personales solicitados son obligatorios, de tal forma que la negativa a suministrarlos supondrá la imposibilidad de llevar a cabo la prestación de los servicios contratados.

El usuario garantiza que los datos aportados son verdaderos, exactos, completos y actualizados, siendo responsable de cualquier daño o perjuicio, directo o indirecto, que pudiera ocasionarse como consecuencia del incumplimiento de tal obligación. En caso de que el usuario facilite datos de terceros, manifiesta contar con el consentimiento de los mismos y se compromete a trasladarle la información contenida en esta cláusula, eximiendo a ATISA de cualquier responsabilidad en este sentido. No obstante, ATISA podrá llevar a cabo las verificaciones para constatar este hecho, adoptando las medidas de diligencia debida que correspondan, conforme a la normativa de protección de datos.

Tiempo de conservación

Sus datos personales serán tratados con las finalidades informadas mientras usted no solicite expresamente la baja de la presente suscripción. Una vez que solicite la baja, sus datos serán debidamente bloqueados y eliminados de nuestros ficheros de manera definitiva una vez que trascurra los plazos legales correspondientes.

¿Qué derechos tiene el interesado?

Puede enviarnos un escrito a ATISA en Edificio Atisa C/ Trópico 6. Polígono Industrial las Monjas 28850, Torrejón de Ardoz, (Madrid) o a través de la dirección de correo electrónico: gestionlopd@atisa.es En cualquier momento y de manera gratuita, los siguientes derechos:

  • Revocar los consentimientos otorgados.
  • Obtener confirmación acerca de si en ATISA se están tratando datos personales que le conciernen o no.
  • Acceder a sus datos personales.
  • Rectificar los datos inexactos o incompletos.
  • Solicitar la supresión de sus datos cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos.
  • Obtener de ATISA la limitación del tratamiento de los datos cuando se cumpla alguna de las condiciones previstas en la normativa de protección de datos.
  • En determinadas circunstancias y por motivos relacionados con su situación particular al tratamiento de sus datos, los interesados podrán oponerse al tratamiento de sus datos. ATISA dejará de tratar los datos, salvo por motivos legítimos imperiosos, o el ejercicio o la defensa de posibles reclamaciones.
  • Obtener intervención humana, a expresar su punto de vista y a impugnar las decisiones automatizadas a adoptadas por parte de ATISA, en su caso.
  • Solicitar la portabilidad de sus datos.
  • Reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos, cuando el interesado considere que ATISA ha vulnerado los derechos que le son reconocidos por la normativa aplicable en protección de datos.

Desde ATISA estamos comprometidos con el cumplimiento normativo y el respeto de los derechos de los usuarios, así como el respeto a su privacidad, por lo que si tiene alguna duda con respecto a cómo tratamos sus datos personales, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de las vías indicadas.

Medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial frente al COVID-19

¿Mejor cumplir por convicción o por obligación?

“Los múltiples escándalos que han sacudido el tejido empresarial tanto mundial como nacional en la última década, con sus fuertes consecuencias negativas sobre la Sociedad en general, han vuelto a poner énfasis en la necesidad de regular las  prácticas de las empresas e impulsar nuevos valores compartidos por todos. Se ha traducido en la implantación de una nueva cultura de “Ética Empresarial” y de programas de “Prevención de Delitos o Legal Compliance”».    

El auge de la globalización y el alto crecimiento experimentado tanto a nivel mundial como en España entre el año 2000 y 2007 (entre 3% y 4% de crecimiento anual del PIB), hicieron que muchas empresas pusieron el foco principal sobre el rendimiento y resultados a corto plazo (podemos llamarlo el “Qué”) para aprovechar la ola sin importar demasiado la manera de conseguirlo (el “Cómo”), mientras el beneficio superase el riesgo de multa. La crisis financiera del 2007, personalizada en el caso de Lehman Brothers a nivel mundial y unos años después en los casos de las Cajas, la corrupción pólitica o Bankia en España, demostró los límites del modelo y su devastador impacto sobre el ciudadano, teniendo su más dramática representación en los múltiples cierres de empresas, la terrible subida del paro, los desahucios, …
La creciente consolidación de las empresas les otorga una responsabilidad social cada vez mayor. Por ejemplo, la facturación de Royal Dutch Shell y Wallmart en 2011 es superior al PIB generado de manera individual por 180 países en el mundo.
Eso obligó a los gobiernos a incrementar la publicación de leyes para regular aspectos medioambientales, sociales, fiscales,… en la actividad de las empresas. Se publicaron en España leyes como la “Ley de Economía Sostenible” (2/2011), la “Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno” (19/2013), la “Ley de Sociedades de Capital” (31/2014) y recientemente la reforma del Código Penal sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas.
También en el Parlamento Europeo, se publicó en 2014 una ley sobre la “Divulgación de información no financiera” para empresas cotizadas de más de 500 empleados (Directiva 95/2014/UE) que debe entrar en aplicación este año 2017. Esta normativa obliga a estas empresas a incluir en sus memorias anuales información sobre impactos ambientales de sus actividades (contaminación, energía, consumo,…), aspectos sociales (Igualdad, derechos de trabajadores, salud, seguridad en el trabajo, …) y aspectos de gobernanza (corrupción, soborno, derechos humanos, …).
 

¿Cómo afecta la normativa sobre ética empresarial a las empresas?

Todas estas normativas han obligado primero a las medianas y grandes empresas y hoy a las Pymes a invertir en auditorías de “Prevención de delitos” o “Legal Compliance”.
Aunque resulta un paso muy importante, es muy difícil establecer controles internos si una empresa no tiene una verdadera cultura de cumplimiento. Por lo tanto muchas empresas han ido más allá del cumplimiento normativo, aprovechando estos tiempos de cambio para implantar una verdadera cultura de Ética Empresarial que aparece a veces hasta en su misión o en sus valores.
Para tomar una analogía, la Ética Empresarial sería como la “constitución” de una empresa donde se describen principios y valores a respetar en todo momento. Se suele traducir en un programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). El programa de “Prevención de delitos” (Legal Compliance) sería el “Código penal” interno de la empresa que indica riesgos y consecuencias de una mala praxis. La “Ética empresarial” preside de alguna manera al sistema de “Legal Compliance”.
El impacto de estos programas involucra a todo el ecosistema de la empresa:

  • La selección de los proveedores debe asegurar que comparten los mismos criterios éticos, por ejemplo trabajo infantil o condiciones de trabajo en el sector textil. No vale esconderse detrás de intermediarios para fingir el cumplimiento.
  • La experiencia de los clientes está cada vez más influenciada por la Etica de las empresas. Según un estudio de Forética (2015), 44% de los compradores en España dejaron de comprar una marca por sus malas prácticas respecto a la sociedad o el medioambiente. Recientemente el consejero delegado de Uber, Travis Kalanick, dejó el consejo asesor de Donald Trump por presión de sus usuarios.
  • En la guerra por el talento, las empresas conocen el peso de las políticas de RSC sobre el poder de atracción de los empleados dentro de sus programas de “Employer Branding”, especialmente de cara a las nuevas generaciones.
  • La confianza que genera cada marca y por lo tanto los resultados presentados a los accionistas, están directamente vinculados a la Ética empresarial, como lo pudo comprobar recientemente Volkswagen con el problema de sus motores Diesel.
  • Los propios dirigentes a través del riesgo de responsabilidad penal de las personas jurídicas, se han visto obligados a materializar estos planes.

¿Por qué es importante la ética empresarial?

Los últimos escándalos tanto fuera como dentro de nuestro país han demostrado la importancia de la Ética empresarial en los resultados de una empresa y su perennidad en el tiempo. La gran cantidad de información vía redes sociales ha aumentado la visibilidad sobre el comportamiento de las empresas generando castigos casi inmediatos a casos de malas praxis. La crisis ha limitado la capacidad de las empresas para invertir en políticas proactivas de RSC o Legal Compliance (solo el 54% de las empresas medianas y grandes lo tienen formalizado en España y solo el 4% de las pymes según el informe de Forética). Sin embargo, la actual recuperación vuelve a poner esta inversión en primer plano dentro del marco de un cambio cultural: mejor cumplir por convicción que por obligación.

PUBLICADO POR
Stephan Escape
Stephan Escape
Director Comercial
Novedades

Atisa cumple 40 años manteniendo sus valores corporativos y con un nuevo Plan Estratégico

Ayudas para el fomento de la responsabilidad social y la conciliación laboral en el ámbito de la Comunidad de Madrid

Subvenciones del programa de incentivos a la contratación indefinida 2021

Contacta con nosotros

Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.

RESPONSABLE:

Identidad: GRUPO ATISA BPO, S.A.

CIF: A-80092182
Dirección: Edificio Atisa C/ Trópico 6, 28850, Torrejón de Ardoz. Madrid
Teléfono: 91 205 44 00
Correo electrónico: gestionlopd@atisa.es

FINALIDAD: Atender y gestionar sus solicitudes de información

LEGITIMACIÓN: Consentimiento expreso a través de la solicitud del usuario del presente formulario.

DESTINATARIOS:
Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo que solicitemos previamente su consentimiento o por razones de obligación legal.

DERECHOS: Usted tiene derecho a ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, oposición, cancelación, limitación del tratamiento y a no ser objeto de decisiones automatizadas, así como a obtener información más detallada sobre el tratamiento de sus datos personales dirigiendo su solicitud a gestionlopd@atisa.es

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.