La importancia de generar un entorno de confianza en el trabajo

EINF: ¿obligación u oportunidad?
Entra a ver el webinar gratuito

La confianza se gana con mil actos y se pierde con solo uno

Como muchos padres, tengo la costumbre de leer todas las noches un cuento con mi hijo pequeño antes de dormirse. Había una vez…., Esta era una vez…., Hace mucho tiempo…., cada noche repetimos el mismo ritual, compartiendo pequeños momentos de complicidad y relajación.
Elige él. Unas noches cuentos clásicos, otras inventados e incluso improvisados….. “Papá venga que tengo que perfeccionar” me suele decir. La pasada semana eligió el cuento de Pedro y el Lobo, que supongo que todos recuerdan:

“Pedro, un pastor apreciado en su pueblo, engaña repetidamente a sus vecinos haciéndoles salir al monte al grito que viene el lobo. Todas las veces que la gente del pueblo se echa a las montañas a matar al supuesto lobo, Pedro se mofa de ellos. Hasta que un día finalmente, llega el lobo. Llega de verdad y Pedro corre a pedir ayuda al pueblo. Ese día, los vecinos escamados no confían en la llamada de Pedro y ni corren, ni atienden a su llamada, perdiendo todas sus ovejas”.

Como la mayoría de los cuentos, además de regalarnos buenos momentos, nos dan consejos de comportamiento. – ¿Cuál crees que es la moraleja de este cuento? – le pregunté a mi hijo. -Que no hay que mentir a nadie, y menos a papá – me contestó mi hijo de inmediato con una sonrisa pícara.

“Cuidar a los empleados y poner a los clientes por delante de los beneficios, los motores de confianza más importantes en las empresas “. (Barómetro de confianza de Edelman)

Efectivamente, la moraleja se centra en enseñar a los niños que la mentira no es buena, que genera falta de credibilidad y por tanto pérdida de confianza. Moraleja que perfectamente podemos extrapolar a todos los ámbitos de nuestra vida, y por supuesto al empresarial o laboral.

Palabras mayores (la confianza), que desgraciadamente se encuentra presente y de absoluta actualidad en nuestros días por su ausencia: “falta de confianza en los mercados”, “desconfianza en las políticas de empleo”, “la confianza en los políticos bajo mínimos”…. Tiene un papel protagonista en nuestro día a día, pero sinceramente creo que no opera de manera consciente. No sé, si es que el hecho de no hablar de ella de una manera explícita, la convierte en invisible, nos hace olvidar su incidencia en las relaciones con otros, o es que, realmente, no le prestamos la atención que realmente merece, porque entendemos que hay cosas más importantes.

En mi opinión, creo que más bien tiene que ver, con que no sepamos del todo como se genera, como opera y como se puede transformar en algo tangible en nuestro día a día.

De hecho, si lo pensamos, parece que nada ocurre sin confianza. Cuando montamos en avión, depositamos nuestra confianza en los pilotos. Si nos tiramos por primera vez en paracaídas, ponemos nuestra fe e integridad en el monitor, en un ejercicio de extrema confianza. Si nuestra empresa no creyera que podemos ser un valor añadido donde apoyarse, no nos hubiera contratado. Si, a su vez, nosotros no creyéramos en que nuestra empresa nos va a ser útil en nuestro desarrollo tanto profesional como personal, y obviamente, en que tiene la capacidad de pagarnos por nuestro trabajo, nosotros no lo realizaríamos.

Sin embargo, la realidad parece bien distinta. Recuerdo haber leído hace unas semanas un estudio realizado por la consultora internacional Towers Watson, sobre la confianza de los trabajadores con la dirección de la empresa o con sus jefes directos, según el cual sólo el 41% de los trabajadores españoles confían en el trabajo de los responsables de la empresa. Dato preocupante si tenemos en cuenta que la flexibilidad, la comunicación, el compromiso y la confianza son los pilares que diferencian a un equipo de trabajo de un equipo de alto rendimiento.

Como todo va unido, la falta de confianza debilita el compromiso, el rendimiento laboral, y las personas dejan de tomar decisiones, se vuelven incongruentes, etc. Pierden esa fuerza que estimula y entusiasma, y con ello aparece el final del equipo y un grave problema para la empresa.

No deja de ser curioso, que algo que debería fluir de forma natural “la confianza”, se acabe convirtiendo en una rara especie en peligro de extinción.
Parece lógico, que el objetivo de las empresas, debería ser, generar ese entorno de confianza donde los empleados se sientan con la seguridad suficiente para tomar decisiones y llevar a cabo acciones diferenciales.

Pero, ¿De dónde nace la confianza?, ¿Viene incorporada de fábrica?. Indiscutiblemente, y sin entrar en planteamientos metafísicos, lo que debemos tener claro es que la confianza nace en nuestro interior, en nosotros mismos, estando convencidos de nuestras aptitudes y de cómo afrontamos nuestras acciones diarias. Las respuestas que obtenemos de las relaciones que mantenemos con otras personas, serán las responsables que esa confianza crezca o se debilite.

Creer en nosotros, en nuestros proyectos e ilusiones, es el enfoque o filosofía vital que desde niños se nos inculca, para que podamos desarrollar nuestra propia personalidad. Si no partimos de este principio, resulta difícil entender que los demás confíen en nosotros.

“Por tanto, la confianza no es algo que se tiene o no se tiene, la confianza se crea, se va construyendo con pequeñas acciones que pueden irse enseñando y transmitiendo a todas las personas.”

Llegados a este punto, ¿Cómo podemos generar las empresas confianza?. Dar confianza, significa en realidad, entregar parte de ti a otra persona, y esto es lo que deberíamos pedir en estos momentos a todas las personas que gestionan nuestros equipos de trabajos: que dé a sus colaboradores y que les entregue algo tan valioso como su confianza, para que estos puedan sacar lo mejor que llevan dentro.

Debemos conseguir personas confiadas a través de la generación de un entorno confiable. Para ello necesitamos crear un clima de compromiso, comunicación y confianza con acciones encaminadas a servir de apoyo a nuestros equipos, estando cercanos a nuestra gente, a nuestros clientes y proveedores, escuchándolos y siendo honestos.

Las empresas necesitan generar confianza con todos sus grupos de interés, crear con ellos un vínculo emocional que los fidelice.
Estas son las bases que fomentan la confianza y que hacen que las empresas sean más productivas.

Pero cuidado, si perdemos la confianza de nuestros grupos de interés, resultará muy complicado volver a recuperarla, y si eso sucede, aviso a navegantes, no estoy seguro que no queden secuelas.

Esto nos lleva nuevamente al comienzo del artículo, al famoso cuento de Pedro y el Lobo, que podría ser la pequeña o gran historia de cualquier empresa de hoy en día. Todos conocemos empresas donde sus directivos se enorgullecen de contar con un gran equipo y cuando rascas un poco te das cuenta que la realidad es bien distinta: comunicación poco fluida, no se comparten ideas y problemas, no existen procesos de trabajo comunes porque no hay confianza entre el equipo o entre las personas de ese equipo y la dirección.

Seguro que este no es tu caso, pero no bajes la guardia, mantente alerta y pon los medios a tu alcance para generar confianza, porque recuerda que algún día el lobo puede llegar y nadie te creerá.

Suscríbete a nuestra newsletter

Y sé el primero en enterarte de todo

Responsable de Tratamiento:

Denominación social: GRUPO ATISA BPO, S.A., (en adelante, ATISA)

CIF: A-80092182

Dirección: Edificio Atisa C/ Trópico 6. Polígono Industrial las Monjas. 28850, Torrejón de Ardoz. Madrid

Correo electrónico: gestionlopd@atisa.es

Teléfono: 91 205 44 00

Finalidad del Tratamiento de sus datos personales:

La finalidad del tratamiento de sus datos personales será exclusivamente el envío de información de actualidad jurídica que pueda ser de su interés a su correo electrónico de acuerdo con su solicitud.

No cederemos sus datos a terceros no autorizados previamente por usted.

Base legal del tratamiento de datos

La base legítima para tratar sus datos con la finalidad de enviarle novedades legislativas es su consentimiento expreso.

Categorías de datos tratados

Datos identificativos: Nombre, apellidos

Datos de contacto: Correo electrónico

Los datos personales solicitados son obligatorios, de tal forma que la negativa a suministrarlos supondrá la imposibilidad de llevar a cabo la prestación de los servicios contratados.

El usuario garantiza que los datos aportados son verdaderos, exactos, completos y actualizados, siendo responsable de cualquier daño o perjuicio, directo o indirecto, que pudiera ocasionarse como consecuencia del incumplimiento de tal obligación. En caso de que el usuario facilite datos de terceros, manifiesta contar con el consentimiento de los mismos y se compromete a trasladarle la información contenida en esta cláusula, eximiendo a ATISA de cualquier responsabilidad en este sentido. No obstante, ATISA podrá llevar a cabo las verificaciones para constatar este hecho, adoptando las medidas de diligencia debida que correspondan, conforme a la normativa de protección de datos.

Tiempo de conservación

Sus datos personales serán tratados con las finalidades informadas mientras usted no solicite expresamente la baja de la presente suscripción. Una vez que solicite la baja, sus datos serán debidamente bloqueados y eliminados de nuestros ficheros de manera definitiva una vez que trascurra los plazos legales correspondientes.

¿Qué derechos tiene el interesado?

Puede enviarnos un escrito a ATISA en Edificio Atisa C/ Trópico 6. Polígono Industrial las Monjas 28850, Torrejón de Ardoz, (Madrid) o a través de la dirección de correo electrónico: gestionlopd@atisa.es En cualquier momento y de manera gratuita, los siguientes derechos:

  • Revocar los consentimientos otorgados.
  • Obtener confirmación acerca de si en ATISA se están tratando datos personales que le conciernen o no.
  • Acceder a sus datos personales.
  • Rectificar los datos inexactos o incompletos.
  • Solicitar la supresión de sus datos cuando, entre otros motivos, los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos.
  • Obtener de ATISA la limitación del tratamiento de los datos cuando se cumpla alguna de las condiciones previstas en la normativa de protección de datos.
  • En determinadas circunstancias y por motivos relacionados con su situación particular al tratamiento de sus datos, los interesados podrán oponerse al tratamiento de sus datos. ATISA dejará de tratar los datos, salvo por motivos legítimos imperiosos, o el ejercicio o la defensa de posibles reclamaciones.
  • Obtener intervención humana, a expresar su punto de vista y a impugnar las decisiones automatizadas a adoptadas por parte de ATISA, en su caso.
  • Solicitar la portabilidad de sus datos.
  • Reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos, cuando el interesado considere que ATISA ha vulnerado los derechos que le son reconocidos por la normativa aplicable en protección de datos.

Desde ATISA estamos comprometidos con el cumplimiento normativo y el respeto de los derechos de los usuarios, así como el respeto a su privacidad, por lo que si tiene alguna duda con respecto a cómo tratamos sus datos personales, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de las vías indicadas.

PUBLICADO POR
Baldomero Merino
Baldomero Merino
Responsable de soporte y auditoría de nómina de Atisa
Novedades

Diferencia entre retribución flexible y beneficios sociales

Las empresas están incorporando a su estrategia para atraer y retener talento nuevas formas de mejorar las condiciones generales de sus empleados/as. Sigue leyendo.

Personalizar la experiencia del empleado para atraer y retener

Las compañías tienden a personalizar la experiencia del empleado cada vez más. ¿Pero por qué? Te contamos las claves en nuestro siguiente artículo.

Atisa lanza el servicio de ‘salario bajo demanda’ a sus clientes

La alianza con las tres empresas más importantes en anticipos de nómina tiene como objetivo mejorar la oferta de soluciones de Atisa. Infórmate aquí sobre este acuerdo.
Contacta con nosotros

Rellena el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.

RESPONSABLE:

Identidad: GRUPO ATISA BPO, S.A.

CIF: A-80092182
Dirección: Edificio Atisa C/ Trópico 6, 28850, Torrejón de Ardoz. Madrid
Teléfono: 91 205 44 00
Correo electrónico: gestionlopd@atisa.es

FINALIDAD: Atender y gestionar sus solicitudes de información

LEGITIMACIÓN: Consentimiento expreso a través de la solicitud del usuario del presente formulario.

DESTINATARIOS:
Sus datos no serán cedidos a terceros, salvo que solicitemos previamente su consentimiento o por razones de obligación legal.

DERECHOS: Usted tiene derecho a ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, oposición, cancelación, limitación del tratamiento y a no ser objeto de decisiones automatizadas, así como a obtener información más detallada sobre el tratamiento de sus datos personales dirigiendo su solicitud a gestionlopd@atisa.es

INFORMACIÓN ADICIONAL: Se puede consultar la política de privacidad de forma más detallada aquí.